logo

Lokarri presenta una publicación que recoge la experiencia de la iniciativa Hitzorduak

Hoy Lokarri presenta una publicación en la que se describe, analiza y valora la experiencia puesta en marcha a través de la iniciativa Hitzorduak. En la presentación han tomado parte Maialen Lizarralde (representante de Lokarri) y dos ponentes de la iniciativa: Gorka Landaburu y Pili Zabala. Esta publicación se ha elaborado en formato digital y será enviada a toda la red de amigas y amigos de Lokarri, así como a las personas asistentes a los coloquios y los ponentes.

La iniciativa Hitzorduak

Ahora es el momento de hablar, de escuchar y de participar. Estos son los tres grandes principios con los que se puso en marcha la iniciativa Hitzorduak, una serie de espacios de encuentro y participación para que la sociedad pueda participar, escuchar, dar su opinión y animar a que haya nuevos avances.

Desde el mes de enero de este año, la iniciativa Hitzorduak se ha llevado a cabo en diferentes localidades y barrios y en ella han participado 800 personas en los 26 coloquios realizados. Entre los temas que se han debatido se encuentran, los derechos humanos, civiles y políticos, la memoria y la verdad, las víctimas, la reintegración de las personas presas o los consensos. Entre los ponentes destacan personas expertas en el ámbito académico o profesional, representantes de grupos que trabajan en torno al proceso de paz o personas que han sufrido en carne propia las consecuencias de la violencia y vulneraciones de Derechos Humanos.

Conclusión: Se consolida la convivencia

RP presentacionLa valoración general de esta iniciativa es realmente positiva: se ha destacado el hecho de conocer otros puntos de vista, las nuevas visiones e informaciones, la comprensión hacia posturas inicialmente más alejadas y la reflexión sobre los propios planteamientos. La iniciativa Hitzorduak, en definitiva, ha sido una positiva aportación a la convivencia y a la reconciliación social. Sin embargo, las valoraciones, los datos y las opiniones no son capaces de reflejar qué ha significado realmente esta experiencia. Es difícil transmitir la “magia” que se ha producido en muchos de estos encuentros.

Durante estos seis meses de experiencia, una víctima de ETA ha podido compartir su experiencia con víctimas de abusos policiales y entender y acompañar también este sufrimiento; un familiar de una víctima del GAL ha podido escuchar palabras de disculpa de un ex-alto cargo político en los tiempos de mayor actividad dicha organización parapolicial; personas que han sufrido torturas han podido dialogar con representantes de la Ertzaintza; también se han propiciado momentos emocionantes al terminar los coloquios que quedarán en el recuerdo de quienes pudieron ser espectadores de estas muestras de humanidad.

Todo ello refleja que una convivencia basada en el respeto al diferente y al pluralismo, en el diálogo, la escucha y la empatía, no solo no es posible sino que socialmente se está consolidando. Día a día, en gestos cotidianos, la sociedad va avanzando mucho más de lo que se puede percibir en el ámbito político o en los titulares de prensa.

Ahora tenemos la responsabilidad como sociedad trabajar para que la paz, el respeto a las diferencias y el deseo de construir el futuro de manera pacífica sean el motor y la fuerza a partir de ahora.

Descárgate la publicación