logo

“Todas y todos estamos siendo artesanos en la construcción de la paz”

El pasado 22 de octubre comparecimos en este mismo Palacio de Aiete para presentar el espacio Foro Social Permanente que hoy reúne a 17 entidades y 14 personas a titulo individual.

Lo que nos impulso a todas y todos los integrantes a trabajar juntos es la convicción de que la sociedad civil es un elemento que debe aportar en el proceso de paz y en la construcción de la convivencia. Nos unía además la certeza de que es la sociedad civil quien podía soltar los nudos que atenazaban la resolución de las consecuencias del conflicto. Lo que entonces denominamos bloqueos múltiples.

Dos meses después, tres personas referentes de la sociedad civil en Iparralde, conocidos ahora como los artesanos de la paz, realizaron una iniciativa de profundo calado político que ha servido de abrelatas al nuevo escenario que estamos viviendo.

Desde la creación del Foro Social hemos venido diciendo que nos encontramos en un proceso singular que ha requerido y seguirá requiriendo de iniciativas innovadoras.

Y en este sentido, queremos expresar nuestro reconocimiento a los artesanos de la paz que con su iniciativa, su coraje y su trabajo han contribuido mucho a que el consenso sea hoy tan transversal como el que estamos viendo.

Hoy podemos afirmar que, gracias a su iniciativa, junto al trabajo de muchas personas de sectores diferentes, entre todas y todos, hemos conseguido construir un amplio consenso que ha permitido llegar a este escenario favorable.

En este sentido, queremos destacar la generosidad que ha existido en estos meses. Los Gobiernos de Navarra y Euskadi, la nueva institución de Iparralde, los partidos políticos y sus electos, los sindicatos y la sociedad civil han demostrado tener altura de miras en un momento determinante.

Y lo decimos conocedores de los momentos difíciles que ha atravesado este proceso. Incluso en esas semanas en que parecía que las desconfianzas volvían a instalarse y nos bloqueaban, todos los actores, a través de un trabajo discreto y paciente, hemos sabido aportar para llegar a este escenario.

La iniciativa de Luhoso ha logrado mover las lineas rojas de todos los actores. Y decimos bien de todos. Lo hemos visto el lunes pasado en el Parlamento de Navarra y lo veremos el próximo jueves en el Parlamento Vasco.

En este sentido, queremos decir que también tomamos nota de cierta evolución positiva en las posiciones de los Gobiernos Francés y Español y del partido que sustenta a este último. Esperamos que las mismas se mantengan, al menos, hasta el día 08.

El próximo día 8 los aquí presentes estaremos en Baiona junto a centenares de personas. Y lo haremos desde la convicción, y el orgullo, de que todas y todos estamos siendo artesanos en la construcción de la paz.

Ese día marcará un antes y un después en el llamado proceso de paz iniciado hace cinco años y medio en este mismo lugar.

El día 09 estaremos ya en un nuevo escenario, en el que una de las cuestiones pendientes (la del desarme) habrá quedado definitivamente resuelta y ETA será una organización no armada.

El desarme debe estar al servicio del proceso de paz y debe posibilitar crear nuevas oportunidades para que la resolución del resto de consecuencias del conflicto se puedan encaminar desde parámetros razonables.

Y este nuevo escenario debería servir en tres sentidos:

Primero, debemos salvaguardar el amplio consenso alcanzado en este tema y construir consensos en temas como el reconocimiento y reparación de todas las victimas, la convivencia, la memoria, el retorno a casa de las personas presas y huidas y los derechos humanos. Y además, debemos ensanchar aún más este acuerdo a nuevos sectores de nuestra sociedad. Porque con una paz justa y duradera, construida sobre bases solidas, todas y todos ganamos.
Segundo, debemos profundizar en el esquema resolutivo basado en la triangulación que proponíamos en nuestras recomendaciones del III. Foro Social realizado Gernika en enero 2016. Los Gobiernos y las instituciones, la Comisión Internacional de Verificación y la sociedad civil. Si con el desarme hemos logrado un consenso como el expresado en declaraciones de ambos parlamentos, podemos y debemos intentarlo con el resto de cuestiones. Por ejemplo, con la construcción de una hoja de ruta consensuada para el retorno a casa de las personas presas y huidas.
Y tercero. Entendemos que también debe ser una oportunidad para los propios gobiernos español y francés. Este nuevo escenario hará todavía más incompresible ciertas políticas y, principalmente las relativas a sus políticas penitenciarías.

La sociedad vasca vivimos un momento de esperanza. Estamos viviendo semanas vertiginosas e históricas. Sepamos aprovechar este momento para seguir trabajando.
Las entidades y personas que conformamos el espacio Foro Social Permanente lo volvemos a repetir: no nos vamos a resignar y vamos a seguir trabajando para que el conjunto de las consecuencias del conflicto tengan una solución en parámetros razonables, huyendo de lógicas de guerra, de venganzas, de vencedores y vencidos.
La experiencia de nuestros abuelos y padres en 1936, nos dice que esa lógica no ofrece ninguna garantía de no repetición.

Leave a Reply

*

captcha *